ACCESO T.O.R.

NOTICIAS

Un rifle y un héroe: Allan Quatermain.

Cristobal Matteucci - 10 de octubre de 2017

La fuerza de un héroe no se debe medir por la fuerza bruta que maneja o la magia que posee, a veces con un poco de valentía y determinación se pueden hacer grandes cosas. Por eso hoy les presentamos al embajador del colonialismo, a un personaje que se plasmó en múltiples novelas y se ha dado a conocer por generaciones.

Las minas del rey Salomón fue su primera aparición, fue el relato que Allan Quatermain contó después de que Sir Henry Curtis y el capitán John Good le pidieron a este tímido hombre que cuente las aventuras que marcaron su vida.

 

 

Allan llegó a un punto donde dejó de ser un cazador de elefantes, un hombre que pudo sin problema con sesenta y cinco leones (hasta que el sesenta y seis lo “envenenó”), pero además de eso fue un hombre que trascendió el papel que un libro engloba. Allan logró llegar a La Liga extraordinaria (The League of Extraordinary Gentlemen), al cine, a generaciones de británicos y a quién busque un icono del colonialismo. De todas formas el cazador tiene un vínculo inmenso con África, por eso han dicho que jamás lo olvidaría el continente.

Cuando nos preguntamos por un arma que debería trascender a la historia en el universo de Mitos y Leyendas, era menester  incluir al rifle para elefantes que Allan tanto atesora. ¿Tendría el atrevimiento de atribuirle el éxito sólo a su arma? o ¿es la habilidad de quién ha aprendido a usarla? Ciertamente, no cualquiera sería capaz de hacer lo que él hace, por algo ha sido reclutado por tantos hombres en la búsqueda de expediciones sin retorno, tal como Sir Henry Curtis.

 

¿Un héroe de luz? Claro que sí, el mismo en sus relatos se consideraba un hombre que jamás ha asesinado por capricho ni se ha manchado en sangre inocente; sólo en legítima defensa.

Allan, con cautela, empezaría su secreto relato. Nos daría una pista de la travesía, pues conocería las cimas de las montañas que rodean las fantásticas minas del Rey Salomón. Ahí es cuando nos preguntamos: “¿Cómo un cazador de elefantes puede llegar a una mina plagada de diamantes?“. Simple, obtendría de un moribundo portugués un mapa que guardaría con una cinta atada a una petaca de cuero de antílope negro.

David Osben, coordinador del juego organizado nos aclara que en cuanto a la jugabilidad Allan Quatermain es: “capaz de sacar amenazas que afecten tu juego, además la posibilidad de robar una carta y que no se pueda anular por dos oros, hace que sea un aliado muy potente, esencial para una estrategia del tipo control dentro del metagame actual

 

 

Ahora sabemos que generaciones se escabulleron por África con el fin de encontrar minas repletas de diamantes. Como es de esperar, todos habían acabado con su vida, pero Allan jamás habría de morir en África. Hoy Mitos y Leyendas ha emprendido un viaje a Nunca jamás, El país de las maravillas, Whitechapel, R’lyeh y más lugares de los que podríamos abarcar en un párrafo sin ser empalagosos, por eso los invitamos a sumarse a la colección que tiene por nombre Steampunk.

¿Que historia quieres escribir tú?

ÚLTIMAS NOTICIAS

Todo sobre Academia MyL

11 de octubre de 2017

Todo sobre el Torneo Steampunk

06 de octubre de 2017